miércoles, 26 de febrero de 2014

UN POCO DE CINE DE MARVEL (Reseñas breves)

Ya sabéis lo mucho que me gustan los personajes e historias de la Casa de las Ideas, y que me encantan sus cómics. Me considero fan del Universo Marvel, aunque dentro de él haya cosas que no me convencen ni me gustan también. Pero desde hace algunos años, andaba algo peleada con la franquicia cinematográfica de Marvel. Desde que se estrenó la primera película de X-Men de Brian Synger, allá por el 2000, la caja de Pandora se destapó y tuvimos pelis chulas de superhéroes para dar y tomar, incluso demasiadas. Admito que no todas eran buenas, pero hubo auténticas joyitas y al fin pudimos disfrutar en pantalla del rico universo del cómic, o como en mi caso, sumergirnos en él y descubrirlo más. Pero luego empezaron a llegar las terceras partes malas, y en particular, X Men 3 supuso para mí una gran decepción. Reconozco que tenía las expectativas muy altas, esperaba ver a mi heroína favorita, Jean Grey (últimamente olvidada y vilipendiada por todos, no sé por qué, y menos en favor de Emma Frost, a la que detesto) convertida en el Fénix en todo su esplendor. La explicación del origen del Fénix que dieron en la peli, mucho más sencilla y bajada a la Tierra que la del cómic, me convenció y hasta me gustó, pero el resto de la peli... mmm... no me convenció la mezcla de la trama del Fénix con la cura, considero que cada una de las dos debería tener su propia adaptación, o en todo caso, se mezclan mejor con otras tramas (ejemplo, la cura con Apocalipsis, como en la serie de dibujos animados de los 90, donde el villano usaba el supuesto antídoto contra las mutaciones para engañar a mutantes para su causa, o el Fénix con Mr. Siniestro, el enemigo tradicional de Cíclope y Jean) Y tampoco me gustaron demasiado las muertes de Scott y del profesor. A partir de ese momento, fue tal el rebote que pillé que pasé de ver pelis de Marvel y me centré en los cómics clásicos de los 70 y 80 (los mejores) Pero... cuidado. Hay que mantener la mente abierta. Pasado mi enfado (después de todo, la peli se estrenó en 2006) me he ido reconciliando con las franquicias de superhéroes, y si bien algunas, como el reboot de Spiderman, no despiertan mucho mi atención, recientemente si me he visto tres pelis Marvel que me han gustado mucho.

La primera de ellas ha sido X-Men First Class. En principio me negué a verla, rebotada con el hecho de que el elenco no se pareciese en nada al auténtico elenco original del cómic, y sobre todo, porque una vez más hubiesen olvidado por completo a mi pareja preferida de Marvel, Scott Summers (Cíclope) y Jean Grey (Fénix), piedra angular para mi, y los primeros X-Men. Sigo rebotada con que no les hayan dedicado el suficiente tiempo, y con que la enorme popularidad de Lobezno (personaje que me encanta, como a todos) lo eclipse todo en las pelis de X-Men. Pero quitando esa cuestión personal, estamos ante una peli divertida, y bien hecha, y ante una buena historia de origen del equipo de mutantes. Tampoco me convencía mucho una relación fraternal entre el profesor Xavier y Mística, eso no estaba en el cómic por ninguna parte, pero me gustó verla, sobre todo por la enorme química de sus dos actores, Jennifer Lawrence y James Mcavoy. Hablando de este último, resulta refrescante y gracioso ver por una vez a un Xavier mucho más joven, e ingenuo, y no la seria figura paternal a la que estamos tan acostumbrados. Como contrapartida, Mcvoy tiene en frente a un estupendo (y sexy, por qué no decirlo) Michael Fassbender, como un Magneto joven obsesionado con la venganza tras lo sufrido en la Segunda Guerra Mundial. La película se abre con él en el campo de concentración, la misma escena original de la primera película, solo que nos cuenta un poco más de lo que pasó a continuación. Sigue teniendo como trasfondo otro momento histórico, con la crisis de los misiles de Cuba, que nuestros héroes se aprestan a impedir. Este hecho es provocado, como no, por nuestro villano de turno, un Sebastian Shaw del Club del Fuego Infernal, encarnado por un actor que domina los papeles de malo, ese gran Kevin Bacon. El elenco es bueno, tenemos grandes efectos especiales, momentos muy divertidos, acción, y buenas referencias literarias, como cuando el propio Magneto se identifica con el monstruo de Frankenstein, buscando venganza contra su creador; o cuando asistimos a la transformación de Hank Mcoy en la Bestia, después de que se nos haya mencionado El extraño caso del doctor Jeckyll y Mr Hyde. El mejor aliciente de la peli es sin duda, ver la juventud de esos dos señores, caballeros y rivales como son el profesor Xavier y Magneto; y que... ¡¡al fin alguien me hace un poco de caso y pone a Emma Forst donde debe estar, con los malos!! Eso me compensa un poco por la falta de atención hacia Jean y Scott. En el lado negativo, comparada con las dos primeras, el tono de esta peli es demasiado juvenil y alegre... no queda mal del todo, ya que estamos hablando de los comienzos, pero este tono jocoso hace que algunos de los momentos de mayor carga dramática de la peli, como la muerte de uno de los estudiantes, o cuando Xavier es herido y pierde la movilidad de sus piernas, pierden fuelle y no llegan a tocarte como deberían. Pero en general, es una peli muy chula y muy disfrutable, sobre todo si te gustan los X-Men tanto como a mí.

Otra que encontraba toda clase de excusas para no ver era Los Vengadores... que si no me mola mucho el equipo, que si no sé mucho de ellos, que si para que tanta peli, que si malas críticas de alguno al que le pareció infantil.... ¿y sabéis qué? Ahora de lo único de lo que me arrepiento es de no haberla visto antes. Esto es Marvel en estado puro. Acción, diversión, y una gran batalla que librar, pero ¡ojo! No es tan infantil como decían. Se habla de temas profundos como dar un paso contra la tiranía, cosa bien reflejada en la escena en que Loki amenaza a un grupo de gente, y un anciano se pone en pie contra él, dispuesto a luchar. También de la importancia del trabajo en equipo. Al principio, los miembros del grupo van cada uno por su lado, y sus opiniones y habilidades distintas harán surgir las diferencias entre ellos. Pero los héroes aprenderán que el verdadero poder reside en lo que cada uno puede aportar al equipo, y en trabajar juntos, y de ahí en enorme simbolismo cuando, tras la batalla, del cartel de Stark en la torre de Tony (Iron Man) solo que la A de Avengers (Vengadores), dado que el personaje se ha enfrentado a sus temores, ha vencido su ego (¿tenemos que mencionar de nuevo el Viaje del Héroe de Joseph Campbell?) y ahora forma parte del equipo. Lo mejor de la peli son sus diálogos, desde las caústicas palabras de Iron Man a la solemne conversación de Thor y Loki, que nos hace ver que son auténticos dioses, y nos recuerda en eterno mito de la Luz y la Oscuridad encarnadas en dos divinos hermanos enfrentados para siempre. Con respecto a Loki, este se comporta como podríamos esperar de él. Según la mitología nórdica, Loki es el Destructor, el que trae la Guerra y el Caos, y bueno... eso es exactamente lo que hace. También me parece importante hablar un poco de Hulk, y de los excelentes momentos que tiene, y no cuando machaca, sino cuando habla Bruce Banner y vemos su desesperación. Entendemos entonces que Hulk es el instinto de supervivencia de este hombre, elevado a la máxima potencia, y su encuentro, desnudo, con el sencillo granjero, nos recuerda a un retorno a lo más primario que hay en cada uno de nosotros. Se nos insinúa también algún tipo de romance entre la Viuda Negra y Ojo de Halcón, que tiene su toque interesante. Así que, buenos diálogos, acción a raudales y diversión. No se puede pedir más, y como he dicho, si uno mira, ve que, bajo la superficie de una peli de superhéroes, esto tiene su tela y su profundidad. ¿Lo negativo? Bueno, a partir de esta peli, Marvel inicia lo que llamaron la Fase 2 de su franquicia de cine, en la que todas las cintas están de algún modo relacionadas entre sí, y tenemos sopresitas en forma de escenas tras los créditos sobre lo que esta por venir. Esto significa, tristemente, que te tienes que ver hasta lo que no te mola demasiado para entender un poco de que va la cosa. Esta bien lo de conectar, pero tendrían que tener cuidado con eso.

La tercera que me he visto es la Lobezno Inmortal. En principio no me llamada demasiado la atención, porque la primera de Lobezno no fue muy allá, entretenida y tal, pero no muy buena. Además, aunque me encanta el personaje (y Hugh Jackman aún más... tela como esta este hombre, que bien le han hecho los dioses... ) repito que me da un poco de rabia que esa gran popularidad que tiene eclipse a otros estupendos personajes de X-Men. Pero que se le va a hacer, es lo que hay. Me da rabia por ejemplo que en la próxima peli de los mutantes, que adapta una de sus mejores historias, Days of Future Past, vaya a ser Lobezno quien viaje en el tiempo y no Kitty Pryde, tal y como se nos muestra en la escena post créditos de esta peli. Pero vayamos por partes. Había leído malas críticas, pero esta peli no es tan mala como la esperaba. Es más, casi diría que es mejor que la anterior, más oscura y solemne. En ella nos encontramos a un Lobezno devastado por la muerte de Jean y todo lo demás ocurrido en la tercera película (la que tanto me decepcionó) ¿Y a donde suele acudir el mutante de las garras cuando necesita un poco de paz mental? Pues efectivamente, a Japón. Lobezno parte en respuesta de la llamada de un amigo, Yashida, un soldado japonés al que salvó la vida en la Segunda Guerra Mundial, y que ahora es un hombre rico y poderoso... que se muere, y teme por su legado. Yashida ruega a Lobezno que proteja a su nieta, Mariko, a quien pretende legar su fortuna, y le ofrece la posibilidad, mediante tecnología, de desprenderse de sus poderes, dejar de regenerarse, y por tanto, de ser inmortal, y vivir una vida humana y normal. Se abre ante nuestro héroe pues, una elección complicada, y más cuando la lucha más importante de Lobezno sabemos que es la lucha interna que tiene contra sus instintos, y por conservar su humanidad y no sentirse un animal. El suele luchar, pues, contra su propia naturaleza y su destino. Este tema, profundo de por sí, unido al ambiente japonés de la película y al imprevisible giro del final hacen que Lobezno Inmortal sea una buena peli que disfrutar si eres muy fan del mutante de las garras. Lo malo es que tampoco es para tanto, y como ya digo, Marvel tiene mutantes para aburrir, no solo Lobezno.

En fin, que por cabezonería estaba negando a ver estas pelis, y ahora que ya les he echado el ojo, me han gustado bastante. Marvel tiene un Universo de lo más rico y complejo, y aún con sus fallos, creo que están haciendo un gran trabajo al intentar trasladarlo a la pantalla. No todas las pelis son perfectas, de hecho, algunas como sobre todo las terceras partes son bastante malillas. Otras como estas son estupendas, y las primeras, para mi, son joyitas del cine de superhéroes. Espero que a DC se le de bien hacer lo mismo con su Universo, ya que, debido al gran éxito de la última trilogía de Batman y de el Hombre de Acero (la última de Superman para despistados) se van a atrever con apuestas más arriesgadas como crossovers y demás. Mi consejo a los fans de cualquiera de las dos casas, o a los que os gusten los dos Universos... sed coherentes. Pedid buenas historias, pero tened la mente abierta a cambios, a elecciones de casting que quizá no os gusten, o a cosas así. Puede, que, por ser cabezones, os perdáis algo bueno. Yo de hecho estoy tan contenta que puede que hasta le de una oportunidad a las nuevas de Star Wars... si son capaces de convencerme, o tal vez, haga lo mismo y un día, años después, las descargue y las vea, si me da por ahí. Seguiremos informando de esta y otras cosas más importantes aquí en el blog. Os espero. ¡¡Besitos!!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...